El dolor de ser única: La “Modelo” de Barcelona.


Cuando pensamos en Barcelona, una de las primeras cosas que aparecen en nuestra mente es una retícula. Esta ciudad se consolidó en el mundo gracias al trazado que dibujó Ildefonso Cerdá, entendiendo claves económicas, topográficas y respondiendo tanto a su contexto actual como a su futuro próximo. De este modo, tenemos un “plan Cerdá” que hizo de Barcelona una ciudad modelo en el mundo.

Sin embargo, hoy miramos a esta ciudad por otra razón: Un edificio. Este se encuentra en la calle d’Entença número 155. Se trata de la Cárcel Modelo de Barcelona. La razón que nos acerca a hablar sobre dicho lugar es el cese como establecimiento penitenciario de este edificio histórico, y las nuevas posibilidades que aparecen en el emplazamiento.

Un edificio singular

Se trata de un edificio de extrema rareza, no solo por la función que desempeñaría, sino también por la resolución espacial del problema: un panóptico. La cárcel forma parte de uno de los pocos edificios que hubo en España concebidos siguiendo esta idea y siendo de nueva planta. Entre estos casos, están la cárcel modelo de Madrid -perdida durante la guerra civil-, la cárcel modelo de Barcelona -a la que le dedicamos el artículo-, la cárcel correccional de Oviedo -que aún se conserva en buen estado-, el correcional de Badajoz -reinterpretados sus restos como museo de arte contemporáneo-, la cárcel de Vigo -convertida también en museo de arte contemporáneo-, y la cárcel modelo de Valencia -ahora complejo administrativo-.

La idea del panóptico aparece a finales del siglo XVIII, cuando personajes célebres como el filósofo Jeremy Benthan escribe Le Panoptique en 1780; o el arquitecto Claude-Nicolas Ledoux, adelantándose a su coetáneo, construye unas salinas en el año 1775 donde se anuncia este modelo de control. El concepto detrás de la forma es simple, hay que conseguir un punto de vigilancia donde se pueda observar al máximo número de individuos. Fruto de esta reflexión aparecen los primeros edificios con forma de panópticos, basándose en plantas circulares centralizadas, y, en casos posteriores, radiales.

Como podemos observar, la cárcel modelo de Barcelona entra dentro del grupo de panópticos de nueva planta, y queremos recalcar el carácter singular del edificio debido a su gran escala, a estar realizado con un panóptico completo, y por el buen estado de conservación en el que se encuentra. En España no hay otro edificio histórico de esta tipología en las mismas condiciones de conservación que La modelo de Barcelona, haciéndola única.

El dolor de ser única

La historia detrás del edificio es extremadamente compleja, y tristemente, violenta. Fue una prisión ya colmatada desde sus inicios, donde muchas personas sufrirían unas terribles condiciones de hacinamiento. A esto se debe sumar la inestabilidad política sufrida en las siguientes décadas, para pasar a ser un edificio de la represión fruto de las dictaduras. El edificio presenció una de las últimas ejecuciones realizadas con garrote vil en el país, acabando con la vida del anarquista Salvador Puig Antich en el año 1974, antes de la caída de la dictadura. También sería testigo de algunos motines, como el protagonizado por el Vaquilla en el año 1994.

Ideada para menos de 700 personas, a fecha de su cierre llegaron a malvivir más de 2000 individuos. Además, en el momento de su construcción, la prisión se encontraba a las afueras de la retícula dibujada por Ildefonso Cerdá, pero sería cuestión de tiempo que la ciudad acorralara al edificio. En la actualidad, ha quedado insertada en la zona residencial existente frente a la gran estación de Sants, aflorando la incompatibilidad de usos existente en una zona urbana ya consolidada, junto a este uso, dispuesto a finales del XIX.

No es sorpresa entonces que, ya en el año 2000 aparezcan planes para su cese y traslado. Muchos grupos vecinales muestran su apoyo a propuestas donde se respeta el patrimonio del edificio, pero, sobre todo, su historia, donde se saca a relucir la cara de una ciudad que trató de resistirse al yugo de la dictadura con todas sus fuerzas, siendo parte de la memoria colectiva.

Pasado y presente.

De izquierda a derecha. 1: Dictadura. 2: Dictadura. 3: Actualidad.

Ilusión tras el sufrimiento

Finalmente en el año 2015 comienza la demolición de uno de los módulos exteriores de la prisión. y será este año 2017, el 8 de Junio, cuando el edificio vuelve a quedar desnudo como cuando nació, como cuando empezó la guerra civil, o como cuando esta acabó. Sin ningún preso en su interior.

Los planes de remodelación de la cárcel siguen las líneas de aquellos que aparecían hace casi dos décadas. La participación ciudadana que opinaba sobre el futuro del edificio sigue manteniendo sus ideas de un espacio verde, y el programa parece que se cierra y se concreta: un colegio, una guardería, un polideportivo, una residencia para estudiantes… Estos son algunos de los usos que se barajan en dicho lugar.

Nos parece interesante que se siga una iniciativa valiente que estudie las necesidades reales del barrio, respondiendo del mismo modo que hacía Cerdá, estudiando el contexto. Que se siga el ejemplo de la cárcel modelo de Valencia nos parece algo idóneo, ya que no siempre el seguir la moda de transformar edificios patrimoniales en edificios culturales va a garantizar su continuidad y utilidad en el futuro. El caso de la Modelo de Barcelona sigue estos mismos pasos, con estrategias de inserción y modificaciones leves, en las que los volúmenes históricos se mantienen y se eliminan los añadidos de menor o nulo valor para dejar cabida al resto del programa.

Esperamos que este cambio de uso, actualizándolo a las necesidades de su entorno y unido a la buena gestión patrimonial que acompaña a la comunidad autónoma, desemboquen en un proyecto donde se revitalice el edificio, el barrio, y ayude a borrar las manchas de la historia reciente que sufrieron este país y esta ciudad.

Además, desde la Generalitat de Cataluña se ha permitido que se visite la prisión antes de su remodelación. Así sus ciudadanos, y los turistas que pasen unos días en la ciudad, tienen la posibilidad de visitar el edificio. Sin embargo queremos avisar de que la lista de espera es extensa, así que si estáis interesados en visitar el edificio, os recomendamos que contactéis con la Generalitat a través de este enlace cuanto antes para informaros. Las visitas se realizarán hasta el 26 de noviembre de este año.

Esperamos que hayáis disfrutado con este artículo, os animamos a que nos deis vuestra opinión sobre qué se podría hacer en dicho lugar, y, si visitáis la prisión, ¡no dudéis en contarnos vuestra experiencia y enseñarnos vuestras fotografías!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *