Patios personales (I): Alejandro de la Sota


alejandrodelasota

Alejandro de la Sota en su estudio en la calle Bretón de los Herreros, Madrid.

Un arquitecto que convivía con su propio pensamiento, en un ambiente destino a pensar y a ser pensado, que influye, casi como un estado mental, más que un espacio, en la persona que lo habita, habitual o esporádicamente.

Con gestos que narran la pureza minimalista de Alejandro, este espacio era a la vez un fuerte y una avanzadilla. Siempre por medio de la sutileza que lo caracterizaba, el ambiente penetraba desde la mirada más pública al ambiente más íntimo entre los colegas que allí se dedicaban a producir un sueño, un gesto, o una sensación, hasta el detalle.

Fuente: Un lugar para pensar – Quiero ser arquitecto

Sin título-3.jpg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *