Patios Personales (VII): Louis Kahn


kahn1

Louis Kahn fue un arquitecto de origen estonio, cuya familia emigró tempranamente a Estados Unidos, adquiriendo esta nacionalidad a los 13 años, en 1914. Atraído desde el inicio de su carrera por la arquitectura medieval y romana, genera una comprensión del espacio propia, nacida del entendimiento de las proporciones y la intencionalidad.

Tras un largo viaje por Europa, reconociendo los intereses que lo definían, regresa a Estados Unidos e ingresa en la Universidad de Yale y en la de Pensilvania posteriormente, encarrilando una carrera que lo definiría como profesional: La arquitectura de mano de la docencia.

La oficina de Kahn funcionaba, según los testimonios de aquellos que lo acompañaron, como una corriente de agua en la que todo el mundo estaba a bordo y se dejaba llevar, potente y nunca satisfecha. Evidentemente, Louis era la potencia de esta corriente, que definía siempre en su estudio un intercambio constante de ideas. Contaba con dos grupos: Un grupo de alumnos de último año, itinerantes y siempre frescos, y un grupo de profesionales, no siempre arquitectos, con un recorrido y que se encargaban de poner un peso realista.

Los intercambios entre estos grupos, conducidos por el arquitecto, generaban una potencia abrumadora, donde Kahn siempre lanzaba la forma, la idea, y encaminaba el proyecto una y otra vez, aceptando que nunca llegaría a obtener una satisfacción plena, pero el tiempo no era infinito.

En una oficina dinámica con largas jornadas de trabajo, el ambiente se convertía en un espacio de constante aprendizaje, donde las personas entraban y salían, agotadas pero ilusionadas, al reconocer en Kahn una figura esperanzadora, insaciable, y casi inhumana.

kahn2

fuente: “Our architect” Testimonios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *