El cofre del arquitecto

hormigón
Encofrado para la construcción de la cubierta de Ronchamp – Le Corbusier 1954

La mitología está plagada de cajas y cofres que esconden la hecatombe, la destrucción más infame para aquel osado a abrirlos y desvelar sus secretos o, por el contrario, cargados de bendiciones y buenaventura, como la caja de Pandora, el cofre de Filis, o el de Khatawy Sin embargo, el cofre del arquitecto, único, está cargado con un poco de ambos sinos: Desventura y fantasía sin parangón.

Se trata de un cofre muy especial, como os digo, un estuche ex profeso que amolda lo intangible y lo contiene hasta transformarlo, como una memoria del futuro de su contenido. Es por ello que este continente debe ser fabricado con el mayor mimo posible, ya que si fracasa en su cometido y queda abierto por alguna razón, el resultado podría ser catastrófico.

Si por el contrario el cofre cumple su función, y continente y contenido se transforman en una única pieza, el proceso de apertura de este efímero molde desvela el cariño puesto en cada una de sus partes, y la magia conseguida en el proceso. Es por esto que el cofre del arquitecto solo existe una vez abierto -quizá cabría hablar de Schrodinger también…-, ya que si no, pierde su función y con ella, su nombre.

El encofrado, el proceso de generar un verdadero cofre -hay quien añadiría «del tesoro»-, es un cometido sinuoso, una labor de ebanista, y cuya única función consiste en domar una roca: un fluido que acaba endureciéndose y necesita de las vías y limites que le permitan adoptar la posición correcta. El empeño puesto por arquitectos como Félix Candela, Eduardo Torroja, Paulo Mendes da Rocha… -por dar algunos ejemplos- y de aquellos que los acompañaron en cada una de sus obras por conseguir la pureza de la pieza de hormigón, como una verdadera piedra que ha desistido de su propia voluntad gravitacional y ha caído en las manos del hombre como un material maleable pasa por entender cuál es el verdadero cofre del arquitecto.

 

encofrado
Hypar de Félix Candela en construcción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *