Habitando Raíles

Las vacaciones se han acabado para la mayoría -nosotros estamos dentro de esa mayoría-, y por eso esta semana queremos vincularla de algún modo a estas. Entre los posibles temas, apareció la idea de dedicársela a un vehículo que nos resulta extremadamente útil. Un vehículo que se usa para viajes de corta o muy larga distancia. Pero, ¿qué vehículo? Podemos hablar del archiconocido crucero, del avión de larga distancia, incluso de los módulos de los cohetes espaciales –¡de los que ya hablamos con anterioridad!-. Sin embargo, esta semana se la dedicamos al medio de transporte que revolucionó los desplazamientos en el S.XIX: el tren.

En el momento en el que un vehículo como el tren puede realizar largos viajes sin la necesidad de parar constantemente para abastecerse de combustible o agua, comienza a germinar la idea de llevar no solo carga, sino también pasajeros. La permanencia de estos usuarios en largos recorridos ocasiona un problema: la necesidad de un espacio temporal habitable.

Así aparece el primer modelo de coche dormitorio en el año 1839. Un simple vagón en el que se sitúan camas plegables que permiten su uso como asiento o como litera. Este modelo de vagón, como bien se aprecia en la imagen, carecía de intimidad, aunque bien es cierto que solucionaba el problema de un modo tremendamente funcional.

Chambersburg, el primer vagón dormitorio. 1839.

Los Hoteles rodantes

Esto marcaría el comienzo de un nuevo negocio, y George Pullman, fundador de la fabrica de coches para trenes Pullman, quiso exprimir la situación al máximo. Para ello, invirtió gran parte de su dinero en el diseño y producción de diferentes modelos de vagón dormitorio, y del mismo modo que un hotel necesita de personal que se dedique a asistir a los clientes, o de la limpieza de las habitaciones, el papel del revisor era insuficiente para suplir estas nuevas necesidades. Aparecía el papel de los asistentes de vagones -Pullman Porters-, personas generalmente de origen afro-americano, y que en comparación al resto de individuos de su colectivo, vivían en mejores condiciones de seguridad, salud, y sueldo. Estos asistentes eran generalmente conocidos como «Georges», en honor al fundador de la compañía, y gracias a que la mayoría de ellos pertenecían a esta etnia afro-americana, lucharon por conseguir derechos para las personas de color en Estados Unidos, proeza que acabarían consiguiendo.

El diseño de los vagones se fue refinando, y era cuestión de tiempo que la intimidad acabara llegando a este medio de transporte. Esta intimidad aparecería para satisfacer a las clases más altas, que podían permitirse un billete de este tipo, apropiándose de mayor cantidad de espacio en el tren. Los vagones fueron evolucionando hasta generar distribuciones similares a las que encontraríamos en un hostal, donde múltiples habitaciones comparten un espacio de comunicación y unos baños comunes.

Eventualmente, este afán por la privacidad y posesión del espacio, llevaría a la rara aparición de vagones en los que podrían habitar tres ocupantes por habitación, y además dispondrían de su propio aseo con bañera y váter.

El éxito de este medio de transporte entre las distintas clases sociales generaba imágenes en las que una misma locomotora tiraba de distintos tipos de vagones. La separación de clases sociales se hacía evidente en función del ticket que podía permitirse el usuario, y el que salía ganando de esta situación era siempre el empresario, que podía suplir una gigantesca demanda de viajantes.

Hoy día, disfrutamos de la evolución de este pasado, y en lugares como Estados Unidos, Australia, Asia, o Centro Europa, aún podemos experimentar estas formas de habitar, que se han actualizado. Ahora adquirir uno de estos billetes en los que se tiene la posesión temporal de una habitación de tren es algo a la que muchos de nosotros podemos acceder. El rango de pasajeros por habitación ha subido de ese raro 3, a 4 ocupantes por habitáculo. Así, viajar, pernoctar, y disfrutar de este vehículo que apasiona a tanta gente es ahora posible para la gran mayoría.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *